9 de octubre de 2008

Rollito de queso para untar, gambas y albahaca





Con queso para untar me refiero a los de tipo "Philadelphia" (yo usé de marca blanca, igual de rico y más barato).

Necesitaremos, para 4 rollitos:
  • Un trapo húmedo
  • Un pincel
  • Mantequilla líquida
  • 150 gr. de queso para untar*
  • 4 gambas peladas (las podemos pelar nosotr@s mism@s)*
  • Albahaca (ya sea fresca o seca)
  • 4 hojas de brick
*Nota: los ingredientes marcados con un asterisco son cantidades orientativas y variables al gusto de cada cuál. Habrá quién prefiera más gambas, o más queso, o cualquier otra cosa, por lo tanto, moveos según lo que más os guste y apetezca.
Debo reconocer que lo hice a ojo y sin medir cantidades, pero más o menos son unas cantidades bastante aceptables.



Además de esto, recordaros que un rollito por persona puede saber a poco, si va a ser plato único, mejor poner dos por cabeza.

Preparación:
  1. Lo primero es preparar todo. Es decir: pelar y cortar las gambas a trozos, calentar la mantequilla en el microondas para que quede líquida, tener un trapo húmedo dónde vamos a "proceder". Además, es recomendable encender el horno para que vaya calentándose.
  2. Mezclamos la albahaca, las gambas troceadas y el queso para untar.
  3. Extendemos una hoja de brick sobre el trapo húmedo y la pintamos, usando el pincel, con mantequilla.
  4. Una vez pintada, cogemos el queso, ya mezclado con las gambas y la albahaca, y lo ponemos sobre la hoja de brick, sobre la parte inferior. Así:



  5. Enrollamos el queso con el brick, asegurándonos de que quede bien cogido, hasta un poco más de la mitad de la hoja.



  6. Entonces doblamos la parte que queramos de la pasta para que quede sobre el rollito que tiene queso en el interior.



  7. Doblamos el otro trozo.


  8. Volvemos a enrollar, hasta que quede un paquetito.



  9. Lo ponemos sobre el silpat, papel de horno, papel de aluminio (aunque se puede usar, yo no lo recomendaría) o directamente sobre la bandeja del horno (tampoco lo recomendaría, porque ensuciaríamos demasiado), y horneamos a 180º unos 10 minutos o hasta que veamos que se está dorando.
  10. Sacamos del horno y servimos.


Se puede acompañar de una salsa agridulce, e incluso sin nada más que los rollitos, al tener queso ya saben suficientemente bien.

Es normal que al hornear se nos haya salido un poco de queso del rollito, no pasa nada... y además también se puede comer, queda más doradito (en la foto anterior se puede apreciar).


Otra manera de cocinar los rollitos es ponerlos dentro de la freidora o freirlos en sartén, pero queda bastante aceitoso... Y con la capa de mantequilla que hemos puesto en la hoja y horneado ya queda bien, con su grasa "natural".

Recordad que se puede rellenar de cualquier cosa: verduras, pollo, carne... Y no tiene por qué llevar queso, pero es una manera de prepararlo.

8 de octubre de 2008

Gelatina-Mousse de After Eight

¿Os acordáis de los After Eights? Sí, esas mini-chocolatinas rellenas de menta... La primera vez que los probé fue en casa de mi tía, siendo yo cría, me encantaron, y después de varios años sin probarlos y de tenerlos olvidados, los probé cuando vivía en Barcelona, claro, ahora ya no los olvido...

Tenía en casa y me apetecía hacer algo nuevo, así que me puse a buscar y encontré una receta de mousse de after eight, pero claro, cómo tengo la cabeza pa vender, le puse más gelatina de la que decía la receta original. Me encantó el resultado, pero cómo no se le puede llamar mousse ni tampoco gelatina, y no soy nada original inventándome nombres, le llamaremos Gelatina-Mousse.

Así es cómo quedó mi versión:


  • 200 gr. de After Eight
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 4 yemas de huevo (reservamos las claras)
  • 1 sobre de gelatina neutra
  • Un poco de leche (para disolver la gelatina)
  • 100 gr. de galletas (usé María, pero pueden ser las que queráis)
  • Azúcar glas
Primero, trituramos las galletas y las reservamos, mientras que en un cazo ponemos los After Eights con la mantequilla, al baño maría, hasta que quede líquido.
A la vez, y en otro cazo, disolvemos la gelatina neutra en un poco de leche (ir mezclando para que no se pegue al fondo).
Una vez tenemos listo el chocolate, le añadimos la leche con la gelatina, las 4 yemas de huevo y las galletas trituradas, sin quitarlo del fuego (baño maría), mantenemos un rato y luego mezclamos bien con las varillas.
Lo ponemos en vasos, recomendaría vasos de chupito porque es un postre muy dulce y empalagoso, dejamos enfriar un poco y a la nevera.

Ya véis, más que fácil.

Para "adornarlo", con las cuatro claras y el azúcar glas hice un merengue de los de toda la vida, y lo serví por encima.



Por cierto, se me olvidó sacar fotos del resultado antes de ponerle el merengue encima, así que primero me comí el merengue y cuando me estaba terminando mi vaso de gelatina-mousse, decidí sacar foto para que vierais cómo quedaba... Esta es:


Para la próxima vez que lo haga, voy a montar las claras y las añadiré también al chocolate, pues quedará más esponjoso y más tipo mousse que "mi versión"...